Mar. Ago 9th, 2022

Radio Saslaya Siuna les trae una historia original de ficción del escritor de Siuna, Eddy Salgado, Licenciado en inglés. Los invitamos a leer todo el cuento para un mejor análisis y comprensión.

Al quedarse sin maquillaje, Francela asegura la puerta y busca el de Gloria, porque, como fiel creyente de las coincidencias, quiere verse arreglada para su posible pretendiente, pero al no encontrar más que marcadores, decide dibujarse estrellas y círculos en sus uñas hasta que recuerda que su amiga había tirado las pinturas a la basura.

–      Nació viva – comenta Gloria, notando, al entrar de repente, el desorden en su cesto. 

Francela se estremece. Suelta las pinturas y se sienta derecha en la cama de su compañera.

–      ¿Sí? Supongo que los doctores están asustados. La noticia está por todos los medios. ¿No les daría miedo a las enfermeras que ayudaron?

–      Nervios, más bien. Más si fue su primera vez ¿Sacaste el maquillaje de la basura? –se asombra, notándole, al acercarse a su cama, restos de cigarros en las uñas.

–      No, para nada. Se me cayó una moneda en tu bote y… Quiero salir. ¿Me acompañas al parque?

–      Mejor quédate a estudiar para el seminario de mañana.

–      Necesito distraerme de la presentación de hoy en el auditorio. Salgamos a caminar. Después te venís sola, o te venimos a dejar.

–      ¿Te venimos? ¿con quién te quedaste de ver?

–      Con nadie – responde Francela sonriendo, parándose frente al espejo para terminar de arreglarse el pelo- pero si encuentro a alguien prometo venir a dejarte para que estudies. Además – miente- se me recomendó evitar el estrés.

–      Solo media hora – acepta Gloria, deja su computadora sobre la cama, se acerca a Francela frente al espejo, quien, inhalando hondo, mientras se prueba una chaqueta que nunca le había visto, contiene el aire de sus 20 años bajo su tórax expandido que hace verle más voluminosos los senos – además, no me quiero encontrar con el loco.

–      ¿El loco? ¿Cuál? – pregunta Francela, mientras se pone brillo en los labios.

–      Un hombre que a veces choca con las paredes y habla solo. Acaba de aparecer y, por caridad, lo alimentan en la cocina del hospital. Es muy extraño, camina fantaseando mucho.    

–      ¿Le tienes miedo?

–      Sí. Me tomó fuerte de la mano. Creo que me confundió con alguien. Además, dicen que toca las puertas e intenta meterse en las casas. Me pregunto dónde está su familia y por qué no lo cuidan ¿Me estás poniendo atención? – pregunta Gloria.

Francela está distraída con su celular.

“¿Te puedo ver ahora para regresarte la chaqueta de tu hermana?” Escribe, mientras toma de la mano a Gloria para salir a la calle. “Estaré esperándote en el parque”

Al pasar por la misma calle donde lo conoció, considera los reencuentros a veces imposible, ya que las personas son como las circunstancias, efímeras y únicas. No se vuelve a encontrar una persona solo porque así se quiere. Hay un espacio muy grande entre la distancia, la intención y la coincidencia separando un encuentro significativo.

–      Es de mi hermana. En la bolsa está mi número. Me la puedes regresar cuando salgas del auditorio –recuerda, cuando el desconocido le ofreció una chaqueta después de que le cayera agua de una carpa- Corre. Te veo a la salida – prometió después, algo que no cumpliría.

–      ¿Ya en serio, adónde vamos? ¿con quién te quieres encontrar? – Pregunta Gloria, insinuándole regresar – y ella no hace más que reparar la calle vacía, el cielo estrellado, sentir hambre, y sepultarse en el recuerdo de haberse parado por la mañana con un nuevo vestido frente a todo el auditorio, creyendo posible reencontrarlo, y esperando verlo algún día en cualquier lugar inesperado.

EL CUENTO FUE ESCRITO POR EL ESCRITOR DE SIUNA, EDDY SALGADO.